Artículos de interés

5 de Marzo - Día Mundial de la Eficiencia Energética

El Día Mundial de la Eficiencia Energética, es una fecha justa para reflexionar acerca del uso racional que le damos a la energía, y lo más importante actuar en consecuencia.

La celebración en esta fecha se origina por primera vez en 1998, debido a la Primera Conferencia Internacional de Eficiencia Energética, que se desarrolló en Austria, donde más de 350 expertos y líderes de 50 países se dieron cita para tomar las medidas necesarias para afrontar la posibilidad de un agotamiento de las fuentes de energía fósiles a corto plazo.

La eficiencia energética se plantea como una de las políticas de freno para el cambio climático y para conseguir sociedades más sostenibles, junto con el desarrollo de energías renovables y una política de transporte menos agresiva con el medio. Hoy la eficiencia energética busca mejorar o mantener nuestra calidad de vida utilizando para ello menos recursos. ¿Cómo? Mejorando los procesos, utilizando productos más innovadores y menos contaminantes y, en definitiva, consumiendo de manera más inteligente.

Sin embargo esto no implica renunciar a la calidad de vida, sino luchar por conseguir bienes y servicios energéticos usando para ello menos recursos.

Con pequeños cambios en hábitos y actitudes se puede garantizar la protección del ambiente y reducir el consumo, lo fundamental es ponerlos en práctica: apagar las luces al desocupar aulas, oficinas y baños, aprovechar la luz natural en la oficina y del hogar y evitar el uso innecesario de luz ornamental en exteriores y jardines, e instalar sensores de movimiento en áreas comunales, para que las luces se mantengan apagadas cuando no transiten personas, y sustituir luces incandescentes por lámparas fluorescentes o bombillas de bajo consumo.

AEA y la Eficiencia Energética

Actualmente en la Asociación Electrotécnica Argentina desarrolla actividades sobre esta temática, el Grupo de Trabajo 10G, quien ha publicado recientemente una nueva versión del documento AEA 90364-8-1 “Eficiencia energética en las instalaciones eléctricas de baja tensión. Sección 1: Requisitos eficiencia energética”

Este documento establece requisitos mínimos para mejorar la eficiencia energética eléctrica. Además, se podrían
implementar otras medidas adicionales en las instalaciones eléctricas para lograr efectos mayores a aquellos
previstos en este documento.

Los beneficios obtenidos de la reducción y optimización de los consumos eléctricos específicos benefician
A toda la sociedad:

  • Por la atenuación del efecto invernadero debido a la reducción de la emisión de CO2.
  • Por la reducción de la emisión de otros contaminantes como el NOX y el SO2 que producen otros
    daños ambientales como la lluvia ácida.

Para las empresas distribuidoras:

  • Optimización de la utilización de las redes y sistemas de distribución.

Para los usuarios:

  • Reducción de los gastos en el consumo eléctrico.

Iniciar Sesión