En toda empresa, de cualquier índole, aun tratándose de oficinas administrativas, es necesario estar preparado para afrontar contingencias imprevistas no deseadas.

Para ello, y con un mínimo costo, ya que no significa modificar la cantidad de personal ni tampoco su disposición física, puede lograrse, a partir de procedimientos específicos, anticiparse a los hechos y en caso que se produzcan paliarlos o resolverlos.

Durante el desarrollo de una emergencia el POE le permite poner en acción la planificación preventiva a la cual se llega mediante la organización específica del plan y el desarrollo de los procedimientos de acción.

Los posibles eventos que pueden dar lugar a importantes interrupciones del servicio en empresas de transmisión o distribución eléctrica, de gas o agua, empresas de procesos continuos y aún empresas de servicios administrativos, pueden ser entre otros:

  • Fenómenos meteorológicos.
  • Fallas graves de servicios básicos propios o externos.
  • Conflictos laborales.
  • Fallas humanas involuntarias.
  • Incendios, explosiones, derrames químicos.

Ante estas urgencias se aplica el Plan Operativo de Emergencia, las mismas personas cambian de rol y cada uno conoce cómo desempeñarse. Una vez resuelta la emergencia se retoman las tareas habituales.

Si desea más información escríbanos a contadora@aea.org.ar