Artículos de interés

Lo que hay que saber sobre el nuevo reglamento de verificación de las instalaciones eléctricas

Entrevista realizada al Ing. Carlos M. Manili, Vicepresidente 2º de la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), donde nos brinda detalles de la nueva edición del Reglamento sobre Verificación de las instalaciones eléctricas.

¿Podés contarnos sobre la nueva parte del Reglamento AEA?
Es la parte 6 de AEA 90364, que trata de las verificaciones en las instalaciones eléctricas. Del 2006 a esta parte la tecnología de medición ha crecido sustancialmente y era necesario actualizar esta parte; para ello tomamos como base la edición 2016 de IEC y trabajamos sobre ella.

¿Cómo es el proceso para que una reglamentación se publique?
Es un proceso con diversas instancias que están indicadas en el manual de procedimientos de AEA. Si te parece te cuento la génesis; se debe formar un comité de estudios con todas las personas interesadas en el tema. En este caso, el comité de estudios se designó como CE10 y está integrado por un grupo totalmente heterogéneo: instaladores, técnicos e ingenieros, docentes universitarios, consultores de obras eléctricas, representantes de empresas de todo tipo, organismos gubernamentales, institutos como el IRAM, integrantes de colegios y consejos profesionales, asociaciones de electricistas, es un grupo muy nutrido en cuyo seno se producen intercambios y debates que permiten enriquecer los documentos en redacción. Todos los años se elige presidente y secretario y actualmente contamos con treinta y tres integrantes, de manera que podés darte una idea de lo que son estas reuniones.

Una vez que el documento está finalizado por el Comité, se eleva a la Comisión de Normalización, la que se ocupa de hacerle una revisión exclusivamente en los aspectos formales, de Normalización se envía a los Presidentes y Secretarios de todos los comités de AEA, para verificar que no existan colisiones con otras reglamentaciones

Una vez recibidas las observaciones de los comités de estudio, se analizan en el CE10 y se hace la correspondiente devolución a los que nos hicieron llegar sus comentarios. Los comentarios aprobados se vuelcan en el documento y vuelve a normalización para enviarlo a Discusión Pública, de manera que toda la comunidad pueda ser partícipe del proceso.

Finalizado el plazo de Discusión Pública, se repite el procedimiento de discusión interna; se analizan las observaciones recibidas y el comité se expide al respecto. Pueden aceptarse o no; en este último caso se hace la devolución con los fundamentos de la negativa.

Ya redactado definitivamente el documento regresa a Normalización para una última mirada y pasa a la Comisión Directiva para su aprobación y puesta en vigencia.

Como verás, es un proceso complejo, que involucra a gran cantidad de actores de nuestra profesión y el documento final así editado cuenta con el consenso de todos los profesionales con interés en el tema.

¿Cuáles son los prin­cipales cambios en esta nueva edición?
Básicamente la incorporación de instrumentos de medición del tipo inductivo, que también estamos plasmando en AEA 95501-2 (mediciones de puesta a tierra) y un sistema de medición por muestreo de la continuidad del conductor de protección. Este último punto acerca las verificaciones a una realidad requerida por gran parte de la comunidad.

¿Cómo es esto?
La verificación de continuidad es imprescindible para la seguridad, pero en muchos casos es impracticable en plazos prefijados. Imaginate un edificio de oficinas donde hay que medir la continuidad de todos los tomacorrientes y luminarias.

¿Cuántos puntos hay que medir? ¿8000? ¿10000? ¿15000? Y todos los años repetir lo mismo. O vamos al caso de una industria, donde podés tener luminarias a seis metros de altura y se ven en la obligación de medirlas todos los años, o cada tres años como se indica en esta nueva edición.

La mayoría de los propietarios no pueden cumplir los plazos o cubrir los costos que eso implica, con lo cual va en detrimento de la seguridad. Vistos todos estos inconvenientes nos propusimos encontrar un sistema de probada eficacia, que sea menos rígido y que, a la vez, brinde seguridad.

Encontramos un antecedente de una resolución en Francia que permite medir la mitad de los tomacorrientes y un tercio de las luminarias; es decir, que ya habían visto el problema. Nos pareció muy arbitrario tomar la mitad o un tercio, con lo que recurrimos a un método estadístico y científicamente comprobado como es la IRAM 15. De hecho, según las consultas que hemos realizado con fabricantes de equipos de maniobra y protección, la utilizan para el testeo final de sus productos. Con lo cual nos preguntamos: ¿si los dispositivos de seguridad se prueban mediante muestreo por qué no la continuidad?

Pero se deben considerar varios aspectos porque lo que se ha consensuado no es un muestreo total y absoluto, sino que deben cumplirse estas condiciones.

La instalación debe haber sido verificada íntegramente (con documentación) al menos una vez. En la siguiente verificación puede utilizarse la técnica del muestreo.
El muestreo se aplica solamente a los tomacorrientes y luminarias que estén dentro del volumen de accesibilidad al contacto, es decir, donde existe riesgo de contacto directo y están bajo protección diferencial. No se aplica al resto de los conductores, como ser entre tableros, de equipotencialidad, a equipos con masas accesibles, etc., que deben medirse en su totalidad.
El nivel de calidad aceptable (AQL) es más estricto que el empleado para los dispositivos de seguridad.
La instalación debe ser probada toda, a lo largo del tiempo.
Como se puede apreciar, esta metodología minimiza los riesgos y resulta económicamente factible.

¿No se apartan de IEC (Comisión Electrotécnica Internacional)?
Sí, como otras tantas veces. AEA sigue la línea conceptual de IEC, no es una copia textual.

Cuando redactamos la sección 771 del reglamento nos apartamos por completo de IEC y, vale la pena recordarlo, fuimos felicitados por miembros extranjeros de IEC; también hicimos modificaciones de las partes 1 a 6, agregamos la parte 0 que no existe en IEC, actualmente estamos trabajando en la fusión de 711 y 740, reglamentos destinados a los eventos en la vía pública y en estadios o centros de convenciones. En síntesis, hacemos lo mismo que hace cualquier otro país miembro de IEC.

¿Cuál fue la opinión de la Discusión Pública acerca de este cambio en particular?
Tuvimos una gran aceptación, con una sola opinión en contrario.

El resto fueron todas opiniones favorables y, en algunos casos, con observaciones que permitieron mejorar el espíritu de la propuesta. Han colaborado universidades, profesionales independientes, empresas, colegios de técnicos y diversos estamentos, incluyendo una felicitación por la iniciativa de un colegio profesional de ingenieros, además de dos colegios de ingenieros especialistas que avalaron el sistema. El resultado no pudo haber sido mejor, con lo cual se infiere que no equivocamos el camino.

Además, aunque sea reiterativo, vuelvo a resaltar que todo reglamento o norma es producto de un consenso. Y por definición el consenso no implica unanimidad.

Fuente: Electroinstalador
Link

Iniciar Sesión